Las luces LED marcan el futuro de la horticultura

La creciente población en todo el mundo está generando una demanda adicional de alimentos, que es difícil de satisfacer solo mediante la agricultura convencional. Sin embargo, los avances en la iluminación para horticultura permiten que la agricultura de interior aumente el rendimiento de los cultivos de manera eficiente. La luz de la horticultura actúa como la fuente de luz principal en la agricultura de interior, en ausencia total o parcial de luz natural.

La iluminación para horticultura ayuda a maximizar el rendimiento de los cultivos y a ahorrar energía con nuevas soluciones de iluminación. Es un campo con un recorrido todavía corto y del que se espera un gran crecimiento para los próximos años. De hecho, según  un informe de la consultora ResearchandMarkets, el mercado de iluminación para horticultura podría registrar un crecimiento anual del 20,6% durante el período comprendido entre el 2021 al 2026. En este sentido, se espera que una mayor conciencia sobre esta especialidad lumínica impulse la demanda de instalaciones de iluminación para horticultura.

El cambio climático es una de las causas importantes por la que está aumentando la demanda de iluminación para horticultura con el fin de mantener un entorno agrícola controlado. Se espera que el aumento en el número de proveedores de alimentos y la puesta en marcha de granjas fomente la adopción de luces para horticultura.

La importancia de las aplicaciones de iluminación LED en el sector hortícola está creciendo con la tendencia al alza de las aplicaciones agrícolas de interior y vertical. Con espectro e iluminancia controlable, el LED se usa ampliamente en el cultivo de varios tipos de cultivos como tomates, hierbas, verduras y pepinos, entre otros. Con esta tecnología, una planta puede crecer en unos 35 días, en comparación con el tiempo que tarda una planta (50 días) en crecer al aire libre.

Las claves del LED en la horticultura

La clave de la iluminación LED en la horticultura es su bajo consumo de energía, el funcionamiento en frío y la capacidad de personalizar la salida espectral para emitir las longitudes de onda específicas que pueden utilizar las plantas.

Estas soluciones también son más rentables que otras fuentes de luz artificial. Los LED experimentan una depreciación lumínica mínima con el tiempo. Aunque las bombillas tradicionales pueden fallar en promedio después de un año, los LED pueden funcionar durante más de 50.000 horas (según el tipo de aplicación). La mayor vida útil garantiza una alta fiabilidad.

Los LED pueden emitir luz de una manera eficiente produciendo mucho menos calor que otros dispositivos de iluminación. En la mayor parte de la agricultura de interior, el calor se considera un desperdicio y se elimina mediante un acondicionador de aire o un ventilador, pero los LED pueden reducir el consumo de energía asociado con la eliminación del exceso de calor al no producirlo en primer lugar.

horticultura, osram electric, osram opto semiconductores, iluminación, led, plantas, ielektro